Roberto Blades: “No pretendí imitar a mi hermano Rubén”

Es el hermano menor de la leyenda de la salsa Rubén Blades, pero Roberto pudo hacer carrera propia, con canciones como ‘Si estuvieras conmigo’ y ‘Lágrimas’ que han pasado de los cassettes a los cds y que se bailan en fiestas y conciertos. El fin de semana, entre sus presentaciones en Lima, comentó sobre Fidel Castro y nos respondió vía email. ¿La razón? Su madre fue cubana y él se prometió nunca tocar en ese país.

Tu madre no regresó a Cuba. ¿Cómo vivió ‘la era Fidel Castro’ tu familia?

Mi madre salió de Cuba un año antes de que Fidel tomara el poder. Ella y su familia comprendieron que todo para ellos cambió, su familia le exigió no volver porque ya se veía lo que venía. Ella prometió nunca volver hasta que Fidel, la figura máxima de esa dictadura, muriera. No llegó a poder volver. Teniendo muchas oportunidades, me prometí que por respeto a ella no haría ese viaje hasta que sucediera lo que hoy vemos. Pasará algún tiempo para realizar yo dicho viaje.

En cuanto a los artistas, ¿cómo dirías que los han tratado ese gobierno?

Como artista nunca tuve como posibilidad ir a un lugar donde la población no puede hablar libremente, y es castigada cuando lo hace. Así, de la misma forma, corté mis presentaciones en Venezuela. No puedo cantar canciones de amor cuando el pueblo está pasando hambre y, peor, le roban sus sueños.

Cambiando de tema, Rubén, tu hermano, es conocido por hacer música con temas sociales. ¿Cómo defines tu música?

Mi música es de todo un poco. Pero tuve éxito con la mayoría de temas románticos. Pero te pregunto a ti. ¿El amor no es un tema social? Yo creo que sí.

¿Crees que fue por eso que tus canciones han ido más allá del ‘grupo selecto de conocedores de la salsa’?

El amor es lo que más vende. Nos toca a todos ser amados y no queridos. El romance vive con nosotros, las canciones nos ayudan a comprender y a desahogar nuestros sentimientos.

Tener a Rubén Blades como hermano fue: ¿Un apoyo? ¿Un reto? ¿O no hubo un espíritu de competencia?

Un cuchillo de doble filo. Cuando Rubén comenzó … casi nadie vio los tropiezos que él vivió. Muchos solo conocen cuando se unió a Willie Colón. En mi caso, al entrar en la música fui criticado de una. Más esperaban que yo fuera igual o mejor pero nunca inferior a la leyenda. Eso es difícil de superar por la comparación y los años acumulados de experiencia de mi hermano. Seguí con mi propuesta y tengo el éxito porque nunca pretendí ser otro o imitarlo. Escribí mis propias canciones y tengo un camino ya definido y repleto de éxitos.

Johnny Pacheco creyó en tu música con el tema ‘Lágrimas’. ¿Te fue difícil conseguir un lugar?

La verdad es que fue bastante fácil para mí. No busqué la música como muchos. Lo hice para simplemente tener dinero para pagar la gasolina de mi carro mientras entrenaba para ser futbolista. Gracias a Dios tuve el apoyo de grandes, como lo es Johnny Pacheco.

Por Estefany Barrientos

Compartir este contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *