Nuestro querido “Gallo” Tito Rojas

Cada vez que me encuentro con el querido amigo Tito Rojas en un estudio de grabación, en un aeropuerto o en algún concierto, tengo la sensación de encontrarme con un familiar. Esos familiares que no ves a menudo, pero les guardas un gran cariño. Es, precisamente, ese cariño el que me inspira a dedicarle el espacio de hoy.

Desde que lo conocí, cuando ambos soñábamos con ser cantantes estelares y éramos vocalistas principiantes de orquesta, siempre nos hemos tenido afecto y respeto mutuo. Yo formaba parte de la Orquesta La Grande de José Canales y, para la época (finales de los setenta), ya Tito había grabado con Pedro Conga y la Orquesta Internacional. Además, trabajaba como cantante apoyando -nada más y nada menos que- al destacado cantante y sonero Justo Betancourt en su Conjunto Borincuba.

La parada 15 en Santurce, específicamente la calle Ernesto Cerra, era el centro de la industria salsera. Disqueras, distribuidoras, agentes, oficinas de artistas, y hasta la vieja emisora WKVM, tenían su sede en este sector santurcino. Fue allí, donde nos conocimos una tarde.

Veterano de la salsa tradicional y creador de un estilo particular en la salsa romántica, ése es el amigo Julio César Rojas, a quien justamente le conocemos como “el Gallo Salsero”.

Ni fácil ni corto ha sido su trayecto hacia el éxito. Desde su natal Humacao, salió a abrirse paso entre los grandes para cumplir su sueño; mismo que lograra muchos años después de trabajar con otras agrupaciones y de ir depurando su inconfundible estilo.

Curiosamente, sus primeros pasos en la música los dio como “rockero” y, según él mismo cuenta, fue Pedro Conga quien lo reclutó y lo puso a cantar el género que le ganó reconocimiento y le regaló una carrera.

Mima la pululera es el título de la primera canción que se escuchara en las ondas radiales en voz de este querido cantante y sonero. La Internacional, Serafín Cortés, El Borincuba, El Borincano y la Puertorican Power son algunas de las agrupaciones en las que participó y le ayudaron a desarrollar y madurar su peculiar estilo.

Nuestro querido “Gallo”, como le bautizara Justo Betancourt, es espontáneo, simpático e impredecible en su canto. 

Puede usted escuchar una mezcla interesante de sus influencias musicales y talento natural en sus interpretaciones. El son, la música jíbara, las baladas setenteras, los boleros bohemios y el sabor boricua cuentan con este original artista en sus discos y presentaciones.

Su carrera como solista le ha valido múltiples premios y el reconocimiento de América Latina como uno de los cantantes cimeros del movimiento musical salsero.

Tito es una prueba contundente de que el lenguaje de la calle y el romance no están en disputa. Su estilo callejero y romántico le permite pasearse a sus anchas por el género salsero. Sus frases son tan conocidas como sus canciones; sus refranes y ademanes lo han convertido en un personaje legendario a pesar de ser un hombre joven. En pocas palabras, el “Gallo” ha dejado huella.

Julio César Rojas, Tito Rojas, “el Gallo Salsero”: experiencia, perseverancia, carisma y originalidad hacen que sus compañeros y su público lo quieran, admiren y distingan. Somos muchos los que deseamos muchos más éxitos y larga vida para nuestro querido hermano.

“Gallo”, ¿qué te puedo decir? Camínalo… Ahhh, y “coge pa’ tu casa”, que siempre serás nuestro querido “Gallo”.

¡Camínalo! Gilberto Santa Rosa

Compartir este contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *